Misión

Prestar un servicio al productor de hoy, de intermediación y de asesoramiento que abarque todas sus necesidades, con seriedad, responsabilidad y avalando sus negocios.

Visión

Pensamos que este país tiene que apuntar más a la ganadería, ya que el mayor porcentaje del territorio nacional se presta para la misma, sin desatender el gran desarrollo de la agricultura actual, ya que ambas se complementan.


Un poco de historia de los inicios del Escritorio Tomás Cabrera Peile . . .

empresa01La familia Peile echó sus raíces en Uruguay con la llegada de Guillermo, oriundo de Irlanda, en el año 1885, ubicándose en el litoral del país y tres décadas después en 1916, instaló su local de ferias Ganaderas.

El Local Peile nació en Ismael Cortinas, poblado enclavado en el límite de los departamentos de Flores, San José, Colonia y Soriano. Solo existían otros dos locales en su tipo: uno en Mercedes y el otro en San José.

empresa02Tomás Cabrera Peile “Pelusa”, luego de una infancia realizada en la Villa Ismael Cortinas (ex “Arroyo Grande”, y anteriormente “Estación Peile”), tomó por el camino de las tareas rurales ya que se vio frustrada su ida a la capital por motivos varios.

empresa03Comenzó su trabajo de peón rural en La Estancia “Las Aromas” de la familia Adami Giavi. Don Raúl Adami muy amigo de Doña Fanny Peile (mamá de Tomás), a pedido de ella lo contrata para que tenga su primer trabajo de campo. 

 

empresa04

Al poco tiempo lo cambia de lugar en el establecimiento, siendo escribiente de “Las Aromas”. El mismo Raúl hace que a los dos años entre como funcionario del Banco de Flores y  a su vez comenzó con una pequeña Barraca de compra y venta de cueros y lanas. Donde ahí se vincula con Don Ramiro Sierra, padre de María del Rosario Sierra, futura esposa de Tomás Cabrera Peile. Fruto de este matrimonio nacen sus 4 hijos: Guillermina, Zulma, María Eugenia y Mauricio Cabrera actual responsable de la firma.

empresa05Al poco tiempo también Don Raúl Adami incentiva a Tomás Cabrera Peile para que comience a colaborar con la firma Pérez y Sosa en el Local Peile. La firma Pérez y Sosa, de San José, mantuvo su labor en el local hasta 1970. Cuando la empresa pasó a manos de Tomás Cabrera Peile, colaborador  por cinco años, quien mantuvo el sistema de trabajo del pujante local.

Para entonces, Cabrera Peile contaba con la experiencia de tres años como titular de otro local que abrió en sociedad con Alejandro Martino Viera en la “Cuchilla del Perdido”, a 20 km. de Cardona (Soriano). Ambos socios trabajaron, además, en la feria de la Asociación Ruralista de Cardona en 1978, hoy en propiedad de la firma.

 

AMPLIANDO HORIZONTES

La incansable actividad de Tomás Cabrera Peile en el medio rural se amplió cuando fue designado como comprador de lanas por Barraca Woolmonte (“Lanas Montevideo”), fundada en la década de 1960 por Ramiro Sierra Klappenbach, Peter Bruschner y el padre de éste.

Sierra, gran comerciante rural que supo destacarse desde 1950 hasta mediados de 1980, se había iniciado en el negocio con un fuerte traspié, a causa de una estafa cometida por un comerciante español que huyó a su país de origen con toneladas de lanas ajenas. Entonces se vió obligado a hipotecar todo su capital y vender parte del mismo para dar cumplimiento a los productores, clientes y amigo de él. Luego de este suceso la firma “Tanco” lo toma a Ramiro como representante en el litoral como comprador; es así donde conoce a Peter Bruschner con quien en el futuro fundaría la firma Woolmonte.

 

Hombres INVALUABLES

empresa06Varios colaboradores de ley acompañaron a Tomás Cabrera Peile en su ascendente oficio. A su lado siempre estuvo Francisco “Cacho” Zerpa, un bohemio de firme personalidad, un gran amigo que nos dejó muy lindos recuerdos, oriundo de Ismael Cortinas. Y en el Local “Cuchilla del Perdido”, fueron imprescindibles don Carmelo Cedrés, el "Flaco" Tomás Alberto, Alfredo “Cacho” Arce. Luego en el Local “San Martín” Nilo Omar García “hombre de fierro para nuestra empresa, del cual no solo dio lo mejor de sí en la parte laboral, sino que de él aprendimos mucho.A partir del 1997 Ramiro Sierra Fabre.

Algunos ya no están entre nosotros, otros emprendieron caminos propios y otros más siguen dando lo mejor de sí a la empresa. Como lo son: Jorge García (Hijo de Nilo García), Rodolfo Cabrera.

empresa07Entre todos estos hombres de estirpe trabajadora, y al lado de su padre se formó Mauricio Cabrera, quien se define como un apasionado del martillo, que no dudó luego de terminar su ciclo básico en Montevideo, volver al campo. En 1988 resolvió apoyar a la firma, y tras un año de tareas rurales su padre le permitió trabajar en el escritorio.

empresa08Así inició un proceso de renovación y crecimiento en volúmenes de ventas, tanto en cantidad de cabezas como de facturación de la empresa.

Una pujanza que se mantiene, incluso en una época donde la agricultura avanza sobre la ganadería a pasos agigantados. 

empresa09

“En un momento donde en el litoral oeste el ganadero va desapareciendo de forma sostenida, la empresa sigue de pie y crece de forma constante, gracias al trabajo que se realiza en todo el país”, señala el empresario.

De hecho, Cabrera Sierra recuerda el intenso trabajo que desplegó desde 1993 hasta la crisis de la aftosa, en 2002. En ese período trabajó junto a Nilo García en el “Local San Martín” de Felipe Balestena y amplió amigos y clientes para el escritorio desde Santa Catalina hasta Dolores, Palmitas, Ombúes de Lavalle, Risso y Colonia del Tala, etc.

empresa010

Mauricio nunca dejó de ser productor rural, y en 1996 se inició en Puntas del Rosario en el paraje las Sierras de Colonia. Allí permanece hasta el día de hoy en el Establecimiento llamado “Doña Fanny” en homenaje a esa gran mujer que fue su abuela, Fanny Peile, mujer reconocida en Ismael Cortinas por su gran corazón y solidaridad con la gente.

 

ESTRATEGIAS en tiempos de AFTOSA

unnamed 1Cuando, en el año 2002, la fiebre aftosa diezmó la ganadería y se desató la debacle financiera en Uruguay, el grupo manejaba 3 ferias mensuales:

el Local “Peile” en Ismael Cortinas, Local “La Rural” de Cardona (adquirido en 1995 por la firma), y el Local “San Martín” en José Enrique Rodó.

empresa012En ese entonces el valor de un vacuno pasó a valer 4 veces menos de lo que valía, se necesitaba hacer mucho volumen de ganado para ser rentable las ferias ganaderas. Eso obligó a la firma a cerrar los Locales “Peile” y “San Martín” y concentrar fuerzas en Cardona, gran centro comercial ganadero de la zona, donde hasta el día de hoy es uno de los Locales que mejor trabaja en el país.

En el año 2005 se revierte la situación de la ganadería, y bajo la conducción de Nilo García se retoma la actividad Soriano adentro en el Local “Hernandarias” de Don Jorge Rodríguez Britos en Pueblo Risso.

Al mismo tiempo, e impulsados también por Cabrera Sierra, surgieron los remates de caballos reproductores de cabañas exclusivas.

 

LOTE 21: TECNOLOGÍA al SERVICIO del PRODUCTOR

El escritorio abarca todos los rubros, aunque su fuerte siempre fueron las ferias ganaderas. A medida que creció su prestigio, los negocios se diversificaron y se enfocaron también en la comercialización de inmuebles rurales (ventas y arrendamientos) y en la comercialización VIRTUAL de Hacienda.

Desde el año 1967 a la fecha, el escritorio realiza en forma constante y sin parar, entre dos y tres remates mensuales de ferias ganaderas, lo cual evidencia la fuerza y constancia de la firma en el Litoral Oeste.

Pero además, a partir de la creación de los remates virtuales de LOTE 21, la firma pudo expandirse a nivel nacional.

empresa013

Mauricio Cabrera Sierra fue uno de los impulsores de LOTE 21, integrado en la actualidad por 19 firmas de negocios rurales. El sistema se convirtió en una herramienta imprescindible para complementarlos servicios de los escritorios rurales.

 

DE CARA AL FUTURO. SEGUIR EVOLUCIONANDO es el OBJETIVO.

empresa014Describe a la tarea de rematador como una actividad comercial más en la que cada año que pasa se adquiera más experiencia que se suma siempre al objetivo de mantener una línea de trabajo que implica una conducta y una postura firme, “cueste lo que cueste”por la palabra empeñada.

La pasión por el remate ganadero sigue en la sangre. Le fue transmitida por su padre al que a su vez le había enseñado el señor Beto Villar, martillero de Pérez y Sosa.

Y hoy es posible seguir adelante pisando firme gracias a su familia y al gran equipo de trabajo que hay detrás del escritorio.

Mercado de Haciendas

Cotizaciones